SIS on line - Servicio de Información de SeguridadGrupo Estudios Técnicos OnLine

ii iii iiii iiiii

Portada

Contacto Búsqueda Productos Empresas Anúnciese Libros Formación

MIÉ 18 OCT 2017

Bienvenido a SISONLINE.COM, el portal de los Profesionales, Empresas, productos y servicios de seguridad

Directorio
Empresas
Productos
Servicios


Búsqueda
avanzada

Seguridad en:

Hoteles
Hospitales
Industrias
Banca
C.Comerciales
Org.Oficiales
Museos
Cen.de Datos
Portal
Convocatorias
Novedades
Noticias
Formación
Libros
Asociaciones
Concursos
Legislación
Latinoamérica
Empleo
Enlaces

Boletín
gratuito, todas las novedades de la web
Infoseguridad


¿No encuentra
su empresa en
el directorio?
PINCHE AQUI

Encabezado de servicios

BANNER PRINCIPAL

MANUAL PARA EL DIRECTOR DE SEGURIDAD

Actualidad - Temas

Buscar:

Página nueva 1

SISONLINE.COM News Web Server: Más sobre Inteligencia

Más en España

29 de Noviembre de 2013

La Inteligencia no es secreta; tiene secretos
Fernando Davara Rodríguez

A finales del mes de noviembre de 2013 asistí como ponente en Quito (Ecuador) a las sesiones del Seminario Internacional de Cultura de Inteligencia organizado conjuntamente por la Secretaría de Inteligencia (SENAIN) y el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) de este país equinoccial y andino, con el principal objetivo de crear y promover una cultura de Inteligencia que permita acercar a los ciudadanos la labor y el compromiso de los servicios de inteligencia en un Estado democrático.

En las diferentes sesiones e intervenciones pudimos constatar el interés generalizado en llevar a cabo esta tarea de difusión y concienciación de la mencionada cultura mediante la puesta en marcha de todo tipo de iniciativas orientadas a propagar el conocimiento de las actividades de los diferentes organismos de inteligencia y el marco legal donde las desarrollan en defensa de los intereses nacionales.

Tal afán de divulgación contrasta con una todavía existente personalización o corporativismo de la concepción de la inteligencia que trata de mantener a esta limitada y restringida al ámbito de los servicios de inteligencia gubernamentales o estatales, obviando que, apoyada por la globalización y la enorme difusión de las modernas tecnologías de la información, se abre paso cada vez con más fuerza una moderna percepción de las actividades de inteligencia que se expande a organizaciones públicas y privadas de múltiples tamaños y diferentes sectores de actividad.

En este contexto, uno de los debates abiertos actualmente se refiere a la necesidad o no de mantener en secreto las actividades de inteligencia, teniendo en cuenta que una de las consecuencias de tal restricción es la negativa percepción social que las asimila con métodos o prácticas próximas al oscurantismo al limitar el conocimiento a determinados grupos “dominantes”. Como se indicaba en uno de los documentos difundidos durante el evento, en algunos países iberoamericanos, fruto de su pasado más reciente, los ciudadanos perciben o imaginan todavía las actividades de la inteligencia como un referente de lo tenebroso, perverso, oculto y secreto debido principalmente a la excesiva politización en el control y utilización de los denominados servicios secretos, que ha ocasionado una grave deterioro de su imagen pública y la pérdida de fiabilidad y confianza por parte de la sociedad, llegando hasta el extremo de sospechar de su actuación.

Parece pues vital despejar toda duda respecto a la necesidad y garantía de las actividades de inteligencia. En los Estados de Derecho estos servicios, al igual que cualquier otro órgano público o privado, están sujetos, y por ello deben responder y ceñirse, a parámetros de legalidad y ética, es decir al ordenamiento jurídico, así como a criterios de eficacia y eficiencia, y los ciudadanos deben tener conocimiento de estos principios y de la importancia de su actuación para aumentar su confianza en ellos como parte garante de la seguridad colectiva.

Pero aun garantizando estos extremos persiste la duda no resuelta sobre el carácter secreto de tales actividades. Tratando de apoyar el debate, en mi intervención, dedicada a la Inteligencia Económica, sin referencia concreta a los Servicios de Inteligencia, insistí en un hecho que considero relevante: la realidad actual se caracteriza por la amplia difusión y utilización de las modernas tecnologías de la información y comunicación, donde la superabundancia de información desborda la capacidad normal de gestión de las organizaciones que además evolucionan en entornos de naturaleza dinámica, de gran complejidad e incertidumbre.

Por tales razones, es necesario, casi obligado, integrar en la estrategia de cualquier tipo de organización disciplinas y metodologías que permitan la gestión de su información estratégica aplicando conocimiento para obtener inteligencia en apoyo a la toma de decisiones. Un ejemplo de ellas, cada vez más difundido, es la Inteligencia Económica, cuyo carácter global y multidisciplinar la hace accesible a toda clase de organizaciones.

Su práctica se basa en la utilización de herramientas y tecnologías para la administración y almacenamiento de grandes volúmenes de datos, de gestión del conocimiento o extracción automática de este o de procesamiento y análisis, así como en la obtención de información a partir de fuertes abiertas, es decir aquellas disponibles públicamente o que, sin estar clasificadas, su acceso o distribución pública está limitado (fuentes clásicas, imágenes de satélite, literatura gris, Internet, Web 2.0, etc.). Y estas fuentes, como puede deducirse de su nombre, ni son secretas ni es necesario protegerlas si se desea asegurar un flujo continuo y permanente de información tanto transversal como verticalmente.

Lo verdaderamente importante, lo que hay que proteger, es la inteligencia generada a partir de la información y el conocimiento, propios, adquiridos o generados, así como sus procesos, procedimientos y proyectos. Todo ello representa el patrimonio intangible, activo estratégico de cualquier organización cuyo valor, si bien es difícil de aproximar, es de tal importancia que obliga a protegerlo, preservarlo y aumentarlo.

En definitiva; con las debidas limitaciones impuestas por la especial característica de sus actividades, objetivos, etc., puede afirmarse que, como se subrayó por parte de uno de los ponentes del Seminario, la Inteligencia no es una actividad secreta; es una actividad con secretos, cuya práctica en el seno de cualquier organización, pública o privada, permite explotar debidamente su patrimonio intangible prestando apoyo a la toma de decisiones estratégicas.

Fuente: FERNANDODAVARA.COM

Más información:

SISONLINE.COM le ofrece un servicio gratuito de contacto para ampliar la información a través de Internet sobre sus PRODUCTOS, TECNOLOGIAS y SERVICIOS.

Solicitud:

Indique sus datos de contacto:

Nombre y Apellidos *
Empresa *
Actividad de la empresa *
Cargo *
Provincia *
País *
Teléfono *
Correo Electrónico *
Si no tiene, indique un número de móvil y/o un fax

He leído y estoy de acuerdo con la política sobre Protección de Datos Personales de este servicio web.

-En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los Datos que nos facilite mediante la cumplimentación del presente formulario pasarán a formar parte de un fichero propiedad de GE GRUPO ESTUDIOS TECNICOS SL con el fin de ofrecerle información sobre el sector y mercado de la Seguridad. No existe venta, comunicación ni cesión de sus datos a ninguna entidad u organización. Asimismo, le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la dirección get@getseguridad.com..

Borde inferior compartido