SIS on line - Servicio de Información de SeguridadGrupo Estudios Técnicos OnLine

ii iii iiii iiiii

Portada

Contacto Búsqueda Productos Empresas Anúnciese Libros Formación

DOM 20 AGO 2017

Bienvenido a SISONLINE.COM, el portal de los Profesionales, Empresas, productos y servicios de seguridad

Directorio
Empresas
Productos
Servicios


Búsqueda
avanzada

Seguridad en:

Hoteles
Hospitales
Industrias
Banca
C.Comerciales
Org.Oficiales
Museos
Cen.de Datos
Portal
Convocatorias
Novedades
Noticias
Formación
Libros
Asociaciones
Concursos
Legislación
Latinoamérica
Empleo
Enlaces

Boletín
gratuito, todas las novedades de la web
Infoseguridad


¿No encuentra
su empresa en
el directorio?
PINCHE AQUI

Encabezado de servicios

BANNER PRINCIPAL

Actualidad - Temas

Buscar:

Página nueva 1

SISONLINE.COM News Web Server: Más sobre Seguridad de la Información y las Comunicaciones

Más en España

1 de Junio de 2006

El efecto llamada y la inseguridad
Sánchez Gómez-Merelo, Manuel


Se dice que España está provocando un “efecto llamada” a la inmigración, sobre todo, ilegal de distintos países del entorno europeo, africano y latinoamericano y que ello está teniendo consecuencias nefastas para nuestra seguridad ciudadana.

Es fácil pensarlo, más fácil decirlo pero sería conveniente hacer algún tipo de reflexión o análisis antes de que este “efecto llamada” se utilice o se siga lanzando como arma arrojadiza entre los políticos españoles, situación que no hace más que crear incertidumbre en los ciudadanos.

En un pensamiento en voz alta, y tratando de mitigar la alarma social que en este sentido crean nuestros políticos de unas u otras tendencias, se me ocurre que deberíamos conjugar y valorar distintas variables para evaluar la seguridad objetiva y la seguridad subjetiva con la que, en cada momento, convivimos.

Entendiendo como seguridad objetiva, aquella que puede medirse cualitativa y cuantitativamente y es resultante de las acciones preactivas y reactivas programadas y realizadas por el Gobierno y sus Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y, como seguridad subjetiva, aquella que realmente es percibida por el ciudadano en su propia vivencia y estado de ánimo, más importante si cabe que los resultados de las frías estadísticas y estudios comparativos.

En este sentido, debemos considerar un número nada desdeñable de variables que intervienen en la conjugación de la seguridad / inseguridad ciudadana.

Un primer aspecto importante, el crecimiento económico sostenido que España lleva permanentemente –incluso por encima de la media europea- y que, sin duda, hace atractiva la situación para trabajar o delinquir.

Como consecuencia de lo anterior, y teniendo en cuenta que la población trabajadora española es también la más envejecida, tenemos necesidades importantes de mano de obra básica y cualificada, lo que facilita la puerta de entrada a los que quieren venir a trabajar como a los que tienen intención de delinquir.

Otra variable importante en la conjugación de nuestra ecuación es la fuerte economía sumergida en la que España se mueve, a la cabeza de la Unión Europea junto con Italia, lo que provoca, con el conjunto de lo anterior, una especial llamada de atención para capitalizar situaciones nada transparentes.

Con todo ello, y como consecuencia, España tiene una muy importante bolsa de inmigración en situación irregular o ilegal, base especial para la marginación social e, incluso, para su criminalización, vulnerabilidad para delinquir como salida más cercana.

Si a todo lo anterior le sumamos las notables carencia de efectivos policiales existentes, especialmente a lo largo de la última década por una evidente falta de visión política o autocomplacencia, así como la situación obsoleta o lenta de parte de nuestra legislación judicial, ya tenemos dibujado un panorama propicio para un “efecto llamada” a delinquir, normalmente con muchas garantías de impunidad o leves consecuencias para el delincuente.

Pero, no se acaban aquí las variables de nuestra larga ecuación para conjugar la seguridad/inseguridad ciudadana. Tendríamos que tener en cuenta aspectos geográficos y políticas de planificación urbanística que se vienen generando a lo largo de muchos años, esas nuevas infraestructuras en viviendas unifamiliares o distribuidas en urbanizaciones abiertas, lo que a efectos prevención y protección presenta más vulnerabilidades que las edificaciones cerradas. Situación que presenta un problema de fondo y es que no hay Estado protector capaz de llevar una seguridad pública razonable a todos los rincones urbanizados porque lo cierto es que ni los recursos policiales ni los impuestos locales lo permitirían.

Hasta aquí podríamos decir que relacionadas algunas variables importantes y que conjugadas y evaluadas convenientemente, sin duda, nos van a ofrecer resultados muy distintos y, en muchos casos, vulnerabilidades muy evidenciadas.

Obviamente, aquí no se puede acabar la reflexión ni el análisis. Veamos algunos aspectos que están relacionados con la nueva delincuencia, o mejor expresado, con esa delincuencia reciclada y adaptada a las circunstancias y especialmente dirigida hacia las vulnerabilidades del sistema.

Así, se han incrementado de forma notable las acciones de una delincuencia silenciosa que, a la busca de más cantidad que calidad, es decir de más cantidad de robos aunque de menor importe del botín, está despuntando sostenidamente. A la vez, se están incrementando las acciones de una delincuencia mucho más violenta o agresiva que realiza sus asaltos, principalmente, en viviendas ocupadas y amparándose en la nocturnidad o el descanso. Aunque no es un fenómeno nuevo, si lo es en su intensidad. En ambos casos, la base principal de estudio para la acción serán las vulnerabilidades (ubicación, desprotección, debilidades arquitectónicas, carencias policiales, rápida movilidad, etc.).

Igualmente, y una vez analizadas y conjugadas algunas de las variables definidas como ventaja / riesgo país, es cuando aparecen en el escenario como carroñeros las mafias y bandas organizadas que, sin duda, son expertos en sacarle especial partido a todas y cada una de las variables tanto positivas, como negativas de la situación.

Sorprende, quizá como más nuevo, que estas mafias y bandas organizadas están compuestas en su mayoría por extranjeros, aunque en casi un 80 por ciento de ellas colaboran españoles, según datos de la Europol. En este sentido, los datos demuestran que España es un goloso objetivo puesto que operan, al menos, 494 grupos criminales de los más de cuatro mil que están organizados y censados por la Europol.

Y, aunque “el mal de muchos es epidemia” y aunque los datos de acciones delincuenciales en España pueden parecer, y lo son, intensas y violentas, las actividades del crimen organizado en nuestro país, están aún lejos de alcanzar el nivel medio UE. España registra dos homicidios por cada cien mil habitantes, mientras que la media de la UE está cercana a los diez. No obstante, casi el 40 por ciento de los delitos cometidos en España por grupos catalogados como crimen organizado están relacionados con el tráfico de drogas y, a menudo, con el de seres humanos.

En cualquier caso, no hay que perder el referente de que la mayoría de los extranjeros que integran los grupos criminales que operan en España, como los procedentes de los países del Este, no llegan ni en pateras ni ocultos en camiones, sino con documentos en regla para trabajar o visados de turista y directamente entran, incluso con dinero para manejarse adecuadamente. Es el caso de rumanos y albanokosovares, en muchos casos exmilitares o expolicías bien entrenados.

Por todo ello, el análisis, evaluación y toma de decisiones preventivas o correctivas hacia la obtención de niveles aceptables de seguridad / inseguridad ciudadana, objetiva o subjetiva, presenta una situación mucho más compleja como para, simplemente, evaluarla como el resultado de un “efecto llamada” basado en realidades y posibilidades laborales y sociales de nuestro entorno o decisiones políticas, más o menos, estudiadas o acertadas.

Lo cierto es que, finalmente, estamos también, una vez más, ante nuevos retos que precisan nuevas respuestas tanto de seguridad pública como de seguridad privada en un mapa más amplio que el de España y en un tiempo más rápido para eliminar esa –esperemos puntual- alarma social por inseguridad ciudadana, esa impresión de desprotección e impotencia, esa sensación de incertidumbre que sentimos los ciudadanos ante la evidencia de nuestras vulnerabilidades y la impunidad de acción de los delincuentes. Y, como decíamos ayer, hemos de pensar en global pero, actuar en local, cuanto antes.

Fuente: CUADERNOS DE SEGURIDAD

Más información:

SISONLINE.COM le ofrece un servicio gratuito de contacto para ampliar la información a través de Internet sobre sus PRODUCTOS, TECNOLOGIAS y SERVICIOS.

Solicitud:

Indique sus datos de contacto:

Nombre y Apellidos *
Empresa *
Actividad de la empresa *
Cargo *
Provincia *
País *
Teléfono *
Correo Electrónico *
Si no tiene, indique un número de móvil y/o un fax

He leído y estoy de acuerdo con la política sobre Protección de Datos Personales de este servicio web.

-En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los Datos que nos facilite mediante la cumplimentación del presente formulario pasarán a formar parte de un fichero propiedad de GE GRUPO ESTUDIOS TECNICOS SL con el fin de ofrecerle información sobre el sector y mercado de la Seguridad. No existe venta, comunicación ni cesión de sus datos a ninguna entidad u organización. Asimismo, le informamos que puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la dirección get@getseguridad.com..

Borde inferior compartido